EL MERCADITO
586
post-template-default,single,single-post,postid-586,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_text_scaledown,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

EL MERCADITO

EL MERCADITO

El concepto de Mercadito Biológico nació hace 4 años bajo la visión innovadora de Raquel Marco quien nació en una finca y creció en este medio, a su vez, durante sus años de estudio en Europa se vio influenciada por esta tendencia siempre creciente de comer sano, bajo un principio de producción local, sin preservantes, ni aditivos químicos. Al descubrir que comer sano no necesariamente tiene que ser aburrido, sino más bien representa una nueva manera de preparar la comida y de estar en armonía con el medio ambiente, Raquel decidió desarrollar dicho concepto en su amado país natal, Panamá.

Hoy en día, el Mercadito Biológico es una tienda de alimentación orgánica, donde se presenta una amplia gama de productos locales e internacionales, de la mejor calidad y avalados por certificaciones que garantizan su producción. Desde vegetales, frutas, chocolates, café, yogurts, picantes, vinos, hasta cosméticos, velas, entre otros. El Mercadito Biológico ha servido de plataforma a los productores locales, quienes con esfuerzo y dedicación han trabajado para ofrecer productos que cumplan con los procedimientos necesarios para ser considerados orgánicos.

A la par, en el Mercadito cocinan con los mismos productos que tienen a la venta en la tienda, y sin duda alguna han sabido presentar una propuesta culinaria que además de ser saludable, es innovadora, creativa y con mucho sabor. Dentro de su propuesta resalta el delicioso Ceviche Cremoso (sin crema) a base de pescado fresco, quinoa, galletas de lino y perlas de cúrcuma con cilantro y como opción vegana, con tofu de leche de tigre. ¡Este plato simplemente le sorprenderá!

Otra opción del menú es el llamativo Quinoa Roll, un enrollado de calabacín con quinoa, queso vegano, Baba Ghanush, espagueti de zanahoria, tofu de coco y salsa verde. Este plato fresco, es un fiel representante del concepto “raw food” o alimentación viva, una manera de alimentarse manteniendo la naturaleza de los compuestos bioquímicos de los alimentos.

El Mar Rojo destaca por sus coloridos sabores, este delicioso carpaccio de remolacha con pulpo a la parrilla en vinagreta de miso, tomates y brotes de cilantro, es indudablemente una obra de arte culinaria por su explosión de sabores al paladar. Y como representación de la cocina panameña destaca el Sao Marino, un delicioso filete de pescado cubierto de cáñamo, camote y cebollas con pepino encurtido en vinagreta de manzana.

Sin dejar de mencionar la gran variedad de wraps y ensaladas para todos los gustos, como la emblemática ensalada “Pro Biótica” que viene preparada con calabacín, pesto de semillas, yogurt fermentado hecho en casa y sutiles hierbas aromáticas con flores picantes provenientes de la Finca Green Jade, de donde provienen muchos de los vegetales orgánicos utilizados en la preparación de tan elaborados platos. Esta finca ubicada en Penonomé, lleva más de 14 años produciendo alimentos orgánicos y hoy en día cuenta con la certificación de BIO LATINA.

Todo esto puede ir acompañado de los jugos y smoothies más frescos elaborados con las mejores frutas y en las combinaciones más creativas, como lo es el Tropical Punch Power a base de banana, piña, maracuyá, col rizada, spirulina y manzana, o el Citrus Master con jengibre, mandarina, toronja, naranja y limón. Y muchas otras combinaciones que, además de ser saludables, se integran a la perfección con el menú. Aunque, si desea acompañar la comida con un buen vino o espumante, El Mercadito dispone de una bodega de vinos europeos orgánicos y biodinámicos que le sorprenderán.

La propuesta gastronómica de El Mercadito Biológico es asombrosa y más al saber, que todos los ingredientes usados en la cocina son productos a la venta en su propio local. Ciertamente, la ética y la responsabilidad son valores que los caracterizan y cada plato que elaboran es garantía de haber seleccionado los mejores productos certificados bajo rigurosos estándares de calidad, lo que le ha permitido ganar la confianza de sus comensales a lo largo del tiempo.

El responsable de la magia detrás del telón es el Chef Javier Lamarca. Desde joven, Lamarca ha sido una persona aventurera, viajera y creativa, impulsado por el deseo conocer y aprender. Sus padres fueron quienes le inculcaron la pasión por la buena cocina y, aunque dentro de sus planes no tenía pautado convertirse en un chef exitoso, la vida lo llevó por ese camino.

Luego de dejar a un lado la carrera en odontología, decidió aventurarse en la cocina, preparándose en su natal Venezuela para luego ir a Barcelona y estudiar por dos años en la reconocida Escuela Hofman, donde se especializó en pastelería. Tuvo la oportunidad de trabajar en famosos restaurantes europeos bajo la tutela de los mejores chefs, entre ellos destaca Espaisucre, el único restaurant de postres del mundo a cargo de Jordi Butrón.

Siempre en la búsqueda de innovar y seguir creciendo, al llegar a Panamá, Lamarca abrió Cardamomo, un restaurante de cocina de autor. Seguidamente, participó en el proyecto de Las Clementinas y con un giro repentino en su vida, Lamarca decidió cambiar y enfocarse en una cocina con mayor conciencia alimentaria. Hoy en día es el chef de El Mercadito Biológico, cuyo reto es crear una propuesta gastronómica donde se entrelacen la calidad de vida con una alimentación sana y balanceada, conectando cuerpo y espíritu en una simbiosis armónica y cónsona con el entorno.

No Comments

Post A Comment